jueves

Oigo la música de tu cuerpo en la yema de mis dedos

Suzanne Eisendieck





Estás en mí tan lenta que parece agua continua.

Te veo caer
en mis últimos
sueños, en blancos espacios de soledad.

A la distancia
mínima del deseo y la belleza.

Oigo la música de tu cuerpo en la yema de mis dedos.


Intimidad de Xavier Abril

7 comentarios:

Loli Martinez dijo...

Cuanta belleza bailando junta.Buenísimo cóctel de imagen y palabras , como siempre sorprendente.Felicidades .
Un besazo.

sedemiuqse dijo...

Genial
besos yamor
je

elena clásica dijo...

Un encanto de poema y una belleza explosiva de ointura, ¡qué colores!, extraordinaria.
Besitos.

carmensabes dijo...

Refrescantes bailarinas en esos tonos..

Amorosos versos del poeta Abril, muy lindo conjunto!

adolfo payés dijo...

me gustan los colores.. excelente..

saludos
un abrazo

buen fin de semana

Albino dijo...

Si la musica es el instrumento del amor, toquemos
Besos

Odel dijo...

Un poema precioso para acompañar la belleza del cuadro

EL ALMA DE LA BAILARINA

EL ALMA DE LA BAILARINA
“El alma del filósofo habita en su cabeza; el alma del poeta, en su corazón; el alma del cantante reside en su garganta. Pero el alma de la bailarina, tiene su morada en todo su cuerpo” Gibran Khalil Gibran

Enlázame

BannerFans.com

FANTASY, MI OTRO BLOG

Beatrice Appleyard, dancer, England, 1934

Beatrice Appleyard, dancer, England, 1934

El trabajo del cuerpo, eleva el espíritu y sosiega la materia.