sábado

¿Por qué no vienes y me matas?





¿Por qué no vienes
y me matas?
no te dejes ni una costilla
viva,
apura hasta el último hueso que me queda.
Encadéname a tus muñecas,
líbrame de la indiferencia
de los días grises,
de las sábanas enormes
enroscadas en mi cuerpo.
Ven,
aterriza,
planta tus raíces
sobre mi ternura olvidada.
Colócate sobre mi espalda
y escucha la música
del tiovivo que renace
entre la nuca
y mis pies de porcelana.
No tengas clemencia,
clava la daga
tan adentro
que no vuelva
a escaparme jamás.
Derrámate en la laringe
codiciosa,
sé tú mi sustento.
Ámame.


11 comentarios:

Francesc Cornadó dijo...

Por favor Meri Pas, estas cosas que dices son peligrosas. Lo siento, y luego pasa lo que pasa. Me gusta mucho lo que escribes, pero me preocupan ciertos signos de violencia que puedan traer consecuencias fatales. La violencia de género, las mujeres asesinadas...
Todo esto lo digo con cariño, sin ánimo de molestar, pero las consecuencias de la violencia me hacen llorar.

Salud
Francesc Cornadó

Meri Pas Blanquer dijo...

Estimado Frncesc, agradezco tus palabras... pero de violencia nada de nada, sólo metáforas. La daga por decir un ejemplo, es el sexo masculino, pero supongo que a estas alturas no te voy a enseñar nada. Eres culto y poeta intenso, me sorprende tu comentariaro por equivocado, sinceramente.

Jose Fco. Delgado Abad dijo...

Bonito texto lleno de sexualidad y ternura, me gusto tu blog.

Francesc Cornadó dijo...

Sí, Meri, está clara la metáfora, es además muy acertada. No quiero que tomes a mal mi comentario, lo que ocurre es que esto de la violencia contra las mujeres me hace perder la razón y puede que en un arrebato pierda mi percepción del hecho poético.
Salud
Francesc Cornadó

madison dijo...

Hola Meri, me quedo por aquí ¿vale?
Me encanta tu blog

David dijo...

Simplemente... "ÁMAME"...

Realmente maravilloso... Me gusta la intensidad en tus pocas palabras. Sientes en su lectura la intensidad de ese grito, de esa pregunta primera que abre esta senda de bellas letras :)

Preciosa la metáfora de la daga :) su interpretación es abierta y sugerente...

Un placer visitarte y confesarte que el cuadro es espectacular :)

Besos de agradecimiento

Felipe dijo...

Es querer ser dos en uno.Uno que sea aman hasta el dolor y la locura.

Pienso que Francesc se equivoca de todas,todas.

El poema es la comunión perfecta de dos seres humanos que se quieren hasta morir.

Besos,Carla

emejota dijo...

Puedo estar de acuerdo con Felipe. Un fuerte abrazo.

Adolfo Payés dijo...

Ante la majestuosa pulcritud de tu presencia

Confieso que soy el cielo
El sol,
Las nubes amamantando el tiempo

Confieso que las estrellas
Las dibuje con mis sueños
Iluminando el firmamento de mis sentimientos

Que tus cabellos
Los acaricie palpitando mis deseos,
Y que tu cuerpo
Lo transite coloreando mis pasiones
Elocuentes del que ama

Confieso que no soy nada
Ni nadie en este mundo
Ante la majestuosa pulcritud de tu presencia
Mujer,
No soy el que confisca tus besos
Ni el que marchita tu alma
En añicos de penas,
Soy,
El que respeta tu nombre
Pintado
En el firmamento beso del te quiero

Confieso
Que soy
El que emancipa la palabra
Convirtiéndola en caricia mutilada de ternura,
Mujer
Eres
Luz
Embarazo creador de lo eterno
De lo infinito
Mezclado con el esperma
Quietud erótica de mi cuerpo
Ante la belleza emblemática de tu movimiento
Vida

Adolfo Payés.


Con todo mi respeto y admiración ara la Mujer en estas fechas y el mes de Marzo..


Un abrazo
Saludos fraternos...

Oréadas dijo...

El amor y los delirios del deseo.
Me encantó.
Un saludo

Oréadas dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.

EL ALMA DE LA BAILARINA

EL ALMA DE LA BAILARINA
“El alma del filósofo habita en su cabeza; el alma del poeta, en su corazón; el alma del cantante reside en su garganta. Pero el alma de la bailarina, tiene su morada en todo su cuerpo” Gibran Khalil Gibran

Enlázame

BannerFans.com

FANTASY, MI OTRO BLOG

Beatrice Appleyard, dancer, England, 1934

Beatrice Appleyard, dancer, England, 1934

El trabajo del cuerpo, eleva el espíritu y sosiega la materia.