sábado

La contemplaba y me olvidaba de comer




La recuerdo cuando llegaba,
bella, subiendo los peldaños de la corte,
excitada por el encuentro después de la
[separación.

Ansiosa por decir que me amaba.
Yo la miraba sin cansarme jamás,
la contemplaba y me olvidaba de comer.



***

  • Shen Yüe (441-512 d.J.)
  • Traducción: Ruth Berg
***

8 comentarios:

elena clásica dijo...

"la miraba sin cansarme jamás"... ante una bailarina como la que pinta Filho no es de extrañar, qué hermosa entrada.
Besazos.

Cartas en la noche dijo...

¡Quien pudiera olvidarse de comer! Incluso por estar enamorado...

Carlso

carmensabes dijo...

Que sutileza, qué delicia. Belleza mística y carnal.. ,precioso post.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

Amiga Carla,

A mí tampoco, como a Elena Clásica, me extraña que se olvidase hasta de comer, ante la espera y la ansiedad por volver a ver a la persona amada. a estar con ella.

Oyendo la música de ambiente del blog, contemplando esa belleza de bailarina, y leyendo esa poesía, tan breve, pero tan intensa, hasta yo me estoy olvidando de hacer otra actividad que no sea deleitarme con este espacio tuyo, pero, te voy a dejar, porque me voy ahora a tu otro blog, a ver qué sorpresa me depara.

Un beso,

Antonio

PS.: Me encanta el enlace que has puesto a mi blog, aunque no estoy tan seguro de merecer el calificativo de Maestro que me atribuyes, pero, bueno, BIENVENIDO SEA.

He borrado el comentario anterior mío, porque contenía un lapsus

helena dijo...

Recuerda cómo la miraba, pienso que quizá se haya perdido ese amor, aunque, qué suerte haber podido disfrutar de esa intensidad en la mirada y en el corazón.
Un fuerte abrazo

Elvira dijo...

Precioso poema, y me encanta tu música. Un beso

El Toro de Barro dijo...

La confusión, el dolor, son hoy tan intensos, que toda la belleza de este mundo tuyo ni siquiera pueda derribarlo, aunque yo viniera aquí para buscar un poco de serenidad, y de sosiego...

EL ALMA DE LA BAILARINA

EL ALMA DE LA BAILARINA
“El alma del filósofo habita en su cabeza; el alma del poeta, en su corazón; el alma del cantante reside en su garganta. Pero el alma de la bailarina, tiene su morada en todo su cuerpo” Gibran Khalil Gibran

Enlázame

BannerFans.com

FANTASY, MI OTRO BLOG

Beatrice Appleyard, dancer, England, 1934

Beatrice Appleyard, dancer, England, 1934

El trabajo del cuerpo, eleva el espíritu y sosiega la materia.