sábado

Casi un cuento

Robert Hefferan, painting





Casi un cuento



Él susurró que lo mejor sería
no enamorarse,
ella no le llevó la contraria,
para qué si se sabía vencida.
Ante todo se dejó acariciar
por sus manos manchadas de ternura.
Eso sí,
no se enamoró de sus manos.
Más tarde no impidió que sus labios
muy lentos la abrasaran,
pero tuvo cuidado,
no se enamoró de sus labios,
y aunque tampoco se opuso a que su lengua
la hiriera sin remedio,
no se enamoró de su lengua
ni de sus ojos ni de su voz
ni de la palidez que le subía a la cara
entre los besos,
esa palidez que a ella más y más la arañaba.
Pero tuvo cuidado y no se enamoró.
No, no se enamoró.
Para qué si se sabía vencida.
Una y otra vez volvieron a encontrarse.
Sin amor.
Eso sí,
felices como niños.



  • Ángeles Mora
  • Córdoba, 1952

**

9 comentarios:

ufff43 dijo...

alguna que otra vez hemos dicho lo mismo, como siempre una delicia visitarte Carla

Un abrazo enorme

Tara dijo...

Estupendo el poema,alguna vez que otra hemos dicho lo mismo....deberiamos aprender.
Carla en mi blog tienes un premio.
Besitos

ranstom dijo...

Precioso blog.
¡Enhorabuena!

elena clásica dijo...

¿A qué buscar la lumbre si de tu cara sale la brasa viva? Así reza una poesía popular, pues aquí parece ocurrir lo mismo, ¿y para qué discutir por amor? Por amor no, no.
Eso sí que el enamorado nunca se olvide de la felicidad.

Qué preciosa entrada, el juego de la luz de Hefferan es de órdago, ¡y tanto!
Besazos.

Francesc Cornadó dijo...

Clara, te doy la bienvenida a mi blog, donde faltaba la sutileza de la danza.

Sílice dijo...

Por medio de Francesc encontré tu blog y me ha encantado. Mi hija también baila.
Un abrazo y pasaré de nuevo por aquí.

Pescadora de Perlas dijo...

¿ El amor es cuando los dos están conformes ?¿ Cuando llegan a un pacto ?? Miro alrededor y parece que es así.

Buen poema y la pintura que delicia, con esas cortinas como tules.
Un gusto delicioso el tuyo Carla.

Te dejo un bso grande y mi deseo de una buena semana.;-)

emejota dijo...

La pintura una verdadera delicia. El poema, excitante, pero...todo aquello, todo lo demás, se me olvidó, ya no recuerdo nada. Un abrazo.

helena dijo...

Hola Carla, qué precioso poema para enamorarse de él. Un abrazo

EL ALMA DE LA BAILARINA

EL ALMA DE LA BAILARINA
“El alma del filósofo habita en su cabeza; el alma del poeta, en su corazón; el alma del cantante reside en su garganta. Pero el alma de la bailarina, tiene su morada en todo su cuerpo” Gibran Khalil Gibran

Enlázame

BannerFans.com

FANTASY, MI OTRO BLOG

Beatrice Appleyard, dancer, England, 1934

Beatrice Appleyard, dancer, England, 1934

El trabajo del cuerpo, eleva el espíritu y sosiega la materia.