sábado

Ella seguía enamorada

Eric Bowman




Ella vestía los trajes cortos de la primavera.

Andaba con paso de ribera o torso yacente
dejando caer los brazos por entero a lo largo de sus manos más
imprevistas.

Alumna desprendida del aire
la mañana llevaba su color igual que los vidrios la llevan a ella.

Ella seguía enamorada.


  • Álvaro Cunqueiro


***

9 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

Derramo la ternura ante tus letras..
Leerte siempre es grato. acaricia el alma con tu espacio.

Un abrazo
Saludos fraternos..

Que disfrutes del fin de semana..

Fernando dijo...

Encontré a Alvaro Cunqueiro en un asombroso libro: "Crónicas de un sochantre". Fué un maravilloso encuentro, que luego continuó largamente. ¡Qué buen escritor! Gracias por recordármelo, tan bien presentado con ese buen poema y esa belleza de cuadro. Un cordial saludo.

emejota dijo...

Ah el amor maravilloso chute de endorfinas. Un abrazo.

ufff43 -Luisa Navarrete dijo...

Carla siempre ando igual contigo pero es que es una delicia entrar en tu blog.

Un abrazo y gracias por tanta belleza

Francesc Cornadó dijo...

Mi admirado Cunqueiro, gracias Carla por traerlo a tu blog.
Además de su poesia Cunqueiro nos deleita con sus comentarios sobre gastronomía, es impagable su Cocina Cristiana de Occidente, una maravilla.

Salud

Francesc Cornadó

carmensabes dijo...

Qué grande Cunqueiro, la última frase es tan bonita...

Miraré lo de la Cocina que comenta Cornadó, no sabía.

isabel dijo...

Muy bello poema.
Me encanta tu blog que visito por primera vez.
Besos

Isabelnotebook

RITMO RANCIO dijo...

Así es el amor expresado en este bello poema
Un beso

Pescadora de Perlas dijo...

El amor se va y el amor se viene. ¿Quién nos engañó a todos con eso del amor eterno?

Un beso

EL ALMA DE LA BAILARINA

EL ALMA DE LA BAILARINA
“El alma del filósofo habita en su cabeza; el alma del poeta, en su corazón; el alma del cantante reside en su garganta. Pero el alma de la bailarina, tiene su morada en todo su cuerpo” Gibran Khalil Gibran

Enlázame

BannerFans.com

FANTASY, MI OTRO BLOG

Beatrice Appleyard, dancer, England, 1934

Beatrice Appleyard, dancer, England, 1934

El trabajo del cuerpo, eleva el espíritu y sosiega la materia.