lunes

Bebe, ama y alégrate mientras sobre la tierra haya labios de rosas y perfumados vinos

Federico Andreotti, The Dance




Para escanciar el vino de mi viña temprana,
Fidias, divino artífice, en marfil y oro puro
modeló fina copa, sobre el más blanco y duro
seno que sorprendiera jamás pupila humana.

Son dos ninfas en arco las asas de esa copa,
y en ella están grabados, entre vides y flores
y sátiros que acechan, los lúbricos amores
de Leda con el Cisne, y el Toro con Europa.

Amada, ¡bebe y bésame! Al destino no temas,
que al borde de la copa rebosante de gemas,
cinceló Anacreonte estos versos divinos
cuyo ritmo el secreto de la existencia encierra:
-Bebe, ama y alégrate mientras sobre la tierra
haya labios de rosas y perfumados vinos.


Los jardines de Afrodita (VIII)
Francisco Villaespesa




5 comentarios:

SUREANDO dijo...

La alegría perfumada del vino... y el otoño por acá nos trae eso y mucho más.
El cuadro es precioso.
Feliz Lunes

elena clásica dijo...

Una invitación de los más saludable, si es con esa alegría y con un arte perfume y bailarín, ¡escanciemos el vino!
Preciosa y primaveral entrada. Besos.

Hammelinn dijo...

Que lindo el cuadro amiga !!!

ya me estan dando ganas de tomarme un vinito, y màs acà que se nos viene el invierno, para calentarme un poco, jejeje

bueno muy linda tu publicaciòn

super beso...

Hammelinn

carmensabes dijo...

Divino poema, magnífico cuadro..mucha vida!!!mucho vino!!

Mucho amorrrrrrrrrrrr

femme d chocolat dijo...

Desprende jovialidad y alegría la imagen. Idem que el texto, claro

Parece que a todos nos alegra cuando llega el buen tiempo (real y metafórico)

UN SALUDO

EL ALMA DE LA BAILARINA

EL ALMA DE LA BAILARINA
“El alma del filósofo habita en su cabeza; el alma del poeta, en su corazón; el alma del cantante reside en su garganta. Pero el alma de la bailarina, tiene su morada en todo su cuerpo” Gibran Khalil Gibran

Enlázame

BannerFans.com

FANTASY, MI OTRO BLOG

Beatrice Appleyard, dancer, England, 1934

Beatrice Appleyard, dancer, England, 1934

El trabajo del cuerpo, eleva el espíritu y sosiega la materia.