sábado

De fina cintura y pies diminutos...

Scott Mattlin





Cruzamos
trece mil novecientos kilómetros
para encontrarnos
pero, como es habitual en ti,
cambiaste el parecer.

Oh, tú, nacida
en un Diciembre inconstante,
de grandes ojos de novilla,
de fina cintura
y pies diminutos,
dueña de un Loto Dorado
voraz e insaciable.


  • Harold Alvarado Tenorio
  • Poema: Happy New Year

***

7 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

Que belleza nos entregas querida amiga siempre es un inmenso placer leerte



Un abrazo
Saludos fraternos..

Feliz día de San Valentin..

Loli Martinez dijo...

Bellas palabras acompañadas de dulces y fuertes pinceladas .
Te deseo un feliz día del amor en San Valentín .
Un besito querida amiga .

elena clásica dijo...

Qué dolor, después de recorrer trece mil novecientos kilómetros para encontrarte con alguien, que ese alguien cambien de parecer. Vaya, con esa decembrina inconstante, la donna è mobile! , pero ¿tanto?

Mucha bella también la pintura, esas zapatillas estarán gastadas de tantos kilómetros.
Besazos.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

Amiga Carla,

Vengo tu otro blog y me encuentro aquí con esa preciosa, mejor todavía por sencilla, poesía que leo y releo, al son de la música de Bach, y noto que mi alma y mi cuerpo se relajan, como si estuviese viéndote a ti misma, danzando tú misma esa música. Un espacio amoenus es el tuyo, y un placer divino pasar unos minutos en tu casa.

Que la Felicidad te acompañe siempre.

Un beso, preciosa

Antonio

Lozzano dijo...

Estoy con Elena, tanta distancia recorrida ... ¡menudo chasco!.
Carla veo que tu rincón sigue tan bello como siempre.
Un beso.

sedemiuqse dijo...

Mágico Arte el tuyo

Besos y amor
je

Lucia Haristoy dijo...

hermoso blog!

EL ALMA DE LA BAILARINA

EL ALMA DE LA BAILARINA
“El alma del filósofo habita en su cabeza; el alma del poeta, en su corazón; el alma del cantante reside en su garganta. Pero el alma de la bailarina, tiene su morada en todo su cuerpo” Gibran Khalil Gibran

Enlázame

BannerFans.com

FANTASY, MI OTRO BLOG

Beatrice Appleyard, dancer, England, 1934

Beatrice Appleyard, dancer, England, 1934

El trabajo del cuerpo, eleva el espíritu y sosiega la materia.